png ima

 

El día de hoy presentamos la reproducción del libro titulado Imago Mundi, publicado originalmente en el siglo XV. Este facsimilar, autenticado por Testimonio Compañía Editorial fue publicado en Madrid en el año 1990, mide 21 x 28 centímetros y está encuadernado al estilo mudéjar en piel de becerro color marrón, las tapas del libro están decoradas con estampado de líneas en seco y tiene además elementos geométricos con aplicaciones metálicas doradas en sus cuatro esquinas, llamadas también clavos o bullones. Tiene nervios en el lomo y el título estampado en color dorado.

Esta publicación contiene 171 hojas en papel de algodón numeradas a mano, iniciando desde el 0. En las primeras páginas Presenta ocho figuras ilustradas a color del libro y una tabla de coordenadas. Cuenta con un texto complementario de 816 páginas, todas ellas en español, traducidas por Antonio Ramírez de Verger. Ambos se presentan en un estuche de terciopelo de color gris.

El título de este libro define perfectamente la temática que contiene: Imago, del latín que significa imagen, acompañada de mundi traduce de forma literal “Imagen del Mundo”.

Este facsimilar autenticado de “Imago mundi” de la Colección Tabula Americae, que se encuentra en la Biblioteca Central de la UPB, evidencia los avances en geografía, astrología y cronología del siglo XV; fue considerado la enciclopedia cosmográfica de la Baja Edad Media, la cual servía de texto guía a navegantes y estudiantes europeos. La obra se inspiró en autores como Plinio el viejo, Aristóteles, Claudio Ptolomeo, San Agustín y en escritores árabes como Averroes o Avicena.

Este libro está ilustrado con un mapa del mundo, todavía influido por concepciones de la Edad Media. A diferencia de la mayoría de los mapas medievales tiene el norte en la parte superior de la página. La tierra aparece como un mundo dividido en zonas climáticas, y las superficies terrestres se recogen en el hemisferio norte.

En 1483, el Cardenal Pedro D´Ailly escribió el texto original de este libro, que contiene un total de 18 tratados de cosmografía en Latín, de los cuales su discípulo Juan Gerson, Canciller de París, escribió los últimos 5.

A pesar del escepticismo de la corte española, el Almirante Cristóbal Colón en su primer viaje a las Indias Occidentales, llevó consigo algunos manuscritos, entre ellos el célebre Imago mundi del que hablamos hoy, que se convirtió en su libro de cabecera; el genovés escribió sobre sus márgenes 898 notas y correcciones que denotan gran interés por su contenido.

El Imago Mundi fue heredado por Cristóbal Colón a su hijo Fernando y éste, en su testamento, reza textual: “Don Fernando Colón, hijo de Don Cristóbal Colón, primer almirante que descubrió las Indias, dejó este libro para uso é provecho de todos sus próximos”. Esta cita, tomada de la cláusula 49 del testamento de Don Fernando, se encuentra adherida a una de las primeras páginas del Imago Mundi. El texto original se encuentra en la Biblioteca Capitular y Colombina de Sevilla.

El autor de este libro, Pedro D´Ailly (1350 - 1420), fue teólogo, profesor, político y polemista, considerado el hombre más sabio de todos los de su tiempo con gran capacidad de abstracción y dominio del latín, por ende, el pensamiento que guiaba su mano toda vez que escribía cada uno de los tratados, insignes textos elaborados no solo con inteligencia sino con gran sabiduría. Imago Mundi representa la riqueza intelectual y espiritual del siglo XV.

Texto basado en la reseña elaborada por Libia J. Restrepo para el libro Joyas Facsimilares: manuscritos e iluminados, publicado por la Editorial UPB en el año 2016.

 

Encuéntralo en la Colección Patrimonio Bibliográfico de la Biblioteca Central con la signatura: 526 A293

Conoce más reseñas de las Colecciones Patrimoniales aquí

 

TPL_BEEZ5_ADDITIONAL_INFORMATION