Bestiario Don Juan B Dragon Cangrejobc

 

La Colección patrimonial del Sistema de Bibliotecas, conformada por libros que datan desde 1606, se ha venido conformando desde la fundación de la Universidad Pontificia Bolivariana en 1936. Además, en el año 2006 el Expresidente Belisario Betancur Cuartas regaló su biblioteca personal a esta universidad.

Hoy hablaremos del “Bestiario dedicado a Don Juan de Austria”.

Bestiario, proviene del latín bestiarum y hace referencia a un compendio de bestias. Los bestiarios fueron libros populares durante la Edad Media y en ellos se representaban mediante dibujos y descripciones animales, plantas y monstruos.

Esta fascinante publicación de la que hablamos hoy es la reproducción o copia de un libro original dedicado a Don Juan de Austria y conservado en el Monasterio de Santa María de la Vid en España. Su facsimilar o copia se encuentra en la Biblioteca Central de la Universidad Pontificia Bolivariana y recibió en 1999 el Premio Fray Luis de León a la mejor labor editorial especial; tan especial es que al lector curioso le parece que tiene entre sus manos una joya original de la escritura antigua bibliográfica. Es el único libro que se conoce en lengua castellana hasta el siglo XVI dentro de la secular tradición de bestiarios, florarios y lapidarios en latín.

El libro fue editado por Siloé para celebrar el Quinto Centenario del nacimiento de Carlos V, padre de Don Juan de Austria a quien va dedicada la obra en cada uno de sus capítulos con la siguiente frase: “Al muy clarísimo Príncipe del mar, y felicísimo defensor de la cristiandad, El Príncipe Don Juan de Austria…”.

Está conformado por 245 folios en imitación de papel de trapo cuyo tamaño es de 236 x 170 milímetros. Cuenta en su contenido con 370 dibujos coloreados y está encuadernado en tapa dura forrada en piel, la cual está grabada con dos cierres metálicos. Los textos están escritos en letra desigual con pocas abreviaturas, lo cual facilita su lectura, aunque en algunos folios se encuentra una escritura pesada y cansada; sin embargo, se puede decir que hay una relativa uniformidad en los dibujos dedicados a los animales. En la parte 7 del bestiario, que lleva por nombre ‘Consejos morales a Don Juan de Austria’, el autor adorna su prosa enmarcándola con ilustraciones de flores, hojas de acantos, granadas, cabezas de perros, y otros… al mejor estilo de los libros medievales.

La autoría de este este libro es atribuida en varias referencias a Martín de Villaverde (circa 1570), y en el mismo libro aparece con toda nitidez el nombre del autor: Martín de Villaxide, éste se lee en el dibujo que inicia la tercera parte del bestiario sobre ‘Los animales’ y como es frecuente en las obras de esos años se puede apreciar el dibujo del propio autor en atuendo de clérigo bajo el emblema “Pobre nascí, y pobre me hallo, ni pierdo ni gano [rotura] quanto virtud saco”. En cuanto a la fecha de su realización, el encabezado del primer capítulo sobre ‘Los peces’ inicia con las siguientes palabras: “Venecia, estampo el año del Señor 1563.”

Se destaca del contenido del Bestiario el capítulo cuatro, el de ‘Los monstruos’, con representaciones de: el sátiro, el ave fénix, el manticorano, el arpía, entre otros. -aunque vale aclarar que también aparecen criaturas monstruosas en otros apartes de la publicación-. Lo más sorprendente no es la cuidadosa recomposición de caracteres y partes de distintas especies en los ingenuos dibujos y en las detalladas descripciones. Lo que maravilla es que Martín de Villaxide no las estaba imaginando; las había visto, eran reales o las había conocido en otros célebres bestiarios de autoridades dignísimas. Eran posibles, es decir, en esta obra hay una mezcla de conocimiento, creencias, deseos e ideales.    Conocimiento sobre seres de la naturaleza (peces, aves, insectos, animales), creencias, surgidas de los temores (monstruos e híbridos) y de los ideales y deseos sobre el comportamiento humano noble y correcto (los actos buenos de Don Juan de Austria). De allí surgen las recomendaciones morales y los constantes refranes, mientras el autor describe y dibuja los jardines con los que sueña.

Se puede destacar también en el contenido de este Bestiario que en su capítulo seis se realiza un ‘Ensalzamiento de la conquista de Granada’ para rendirle todos los honores y méritos a su muy amado Don Juan de Austria, a quien como hemos dicho estaba dedicado el libro.

Para finalizar, en el último capítulo, cabe resaltar el título de ‘Anatomía de lo que es el hombre’ información valiosa sobre la vida del hombre que está inmersa en ese juego continuo entre la realidad (lo que es) y lo posible (lo que podría ser).

Encuéntralo en la Colección Belisario Betancur de la Biblioteca Central con la signatura:398.245 B561

Texto basado en la reseña elaborada por Libia J. Restrepo para el libro Joyas Facsimilares: manuscritos e iluminados. Publicado por la Editorial UPB en el año 2016.

 

Conoce más reseñas de las Colecciones Patrimoniales aquí

TPL_BEEZ5_ADDITIONAL_INFORMATION